inspeccion tecnica de edificios en malaga

¿Qué miran en la ITE?

La Inspección Técnica de Edificios es un documento legal que acredita que un inmueble cuenta con los requerimientos de seguridad para ser habitado. Tal procedimiento se realiza por lo general cuando una vivienda ya tiene más de 30 años de antigüedad. Ahora bien, ¿Qué se revisa durante una ITE?

ITE o Revisión de inmuebles según la normativa legal

A partir de 2011 se estableció un régimen de inspección Técnica de Edificios de acuerdo al Decreto Ley 8 del 1 de julio. De acuerdo al capítulo IV, específicamente en el artículo 21 se establece que todo propietario de inmueble debe solicitar una evaluación de la construcción de su edificio pasado los 50 años. Sin embargo, algunas ordenanzas establecen que debe ser después de los 30 años.

Se trata de un trámite que se realiza para determinar si el inmueble es seguro para ser habitado. En todos los edificios plurifamiliares es obligatorio realizarlo. Mediante una carta, se le informa al propietario o propietarios que ya es hora de realizar dicha evaluación. Si no se realiza la inspección, será responsabilidad de la comunicad en caso de accidentes.

Gracias a este trámite, se reducen los riesgos de accidentes que pueden ocurrir en la vida diaria. Los accidentes más comunes en estos lugares son caídas de fachadas, balcones, electrocuciones y desagües que afecten los cimientos del edificio.

Vale mencionar que aunque en 2013 se estableció un decreto que creó el Informe de Evaluación de Edificios, este no anula la ITE. Más bien, estos documentos se complementan entre sí para asegurarse de que el inmueble cumple con los requisitos de ley. Solo será obligatorio el IEE en las comunidades autónomas donde no exista ordenanza que regule la ITE.

Procedimiento para realizar la Inspección Técnica de Edificios

El trámite lo debe realizar un técnico competente (arquitecto, aparejador o ingeniero en edificaciones). Será el mismo propietario del inmueble el que solicite la inspección. Primeramente, tendrá que pedir un presupuesto al profesional. En caso de comunidades de propietarios, la solicitud debe ser firmada por todos los dueños.

Una vez que el técnico proporciona el presupuesto y el dueño da su aprobación se procede a establecer una cita para la evaluación. A través de un examen visual, el técnico realiza un informe donde establece una calificación del inmueble. Esta se envía a través de una plataforma electrónica a la Administración. A su vez, este ente se encarga de emitir la certificación de aptitud.

¿Qué se mira en la ITE?

El técnico debe ser muy perspicaz a la hora de realizar la inspección. A través de una observación se buscan los defectos observables de la vivienda como fisuras y grietas. El único problema sería que el inmueble presente vicios ocultos. El objetivo de este tipo de evaluación detectar problemas que puedan ocasionar accidentes cotidianos.

Lo primero que hay que comprobar son los cimientos. Estos deben estar en buen estado, por lo que se deben buscar grietas que pongan en riesgo los asentamientos. Además, se debe comprobar el estado de los pilares y realizar una prueba de estanqueidad de saneamiento. En el caso de esta última se debe evaluar el funcionamiento de las instalaciones.

El inspector visualiza la estructura, forjados, voladizos y pilares. En el caso de los voladizos, es importante revisarlos cuando estos se encuentran en la vía pública pues son las más peligrosas. Además, se debe revisar los revestimientos mediante inspección visual y táctil. De esta manera se asegura que estos no se caerán hacia adentro o fuera del edificio.

Otro punto a tener en cuenta es el estado de las tejas. Se debe comprobar la impermeabilización y la estanqueidad. Lamentablemente, muchos dueños no solicitan este tipo de pruebas por el costo elevado que tienen y la dificultad del proceso. Vale mencionar que una impermeabilización deficiente puede causar daños en el edificio como manchas visibles.

Mediante prueba de electricidad con un polímetro se comprueba el funcionamiento de las tomas. Claro está, la factura de la electricidad debe establecer si se ha hecho una evaluación de las instalaciones.

En el campo de la fontanería es necesario revisar el funcionamiento de los grifos. La compañía de suministro debe realizar una inspección y establecer los resultados en la factura de este servicio. Por otro lado, se realiza una inspección reglamentaria de las instalaciones.

Resultados de una inspección técnica de edificios

A través de la ITE se comprueba la estabilidad del edificio, es decir, la seguridad de este. A través de una inspección de los cimientos y la estructura se conoce el estado dela construcción. También es importante verificar el estado de los balcones, fachadas, cornisas y aplacados. Cualquier elemento se ponga en peligro a los habitantes y visitantes frecuentes debe ser informado

El inspector realiza una evaluación de terrazas y cubiertas. El objetivo es determinar si cumplen con las normas de salubridad. También se prueba el estado de las instalaciones de fontanería, saneamiento y electricidad.

Ahora bien, hay tres tipos de resultados que se pueden dar. El primero se cataloga como grave y muy grave. En este caso, el edificio es considerado apto cautelarmente por lo que los dueños tendrán que hacer mejoras en los siguientes tres años para volver a hacer una evaluación. Los defectos que tienen la propiedad son considerados de alto peligro para los habitantes.

El segundo resultado establece que la vivienda esta Apta Provisionalmente. En este sentido, el propietario tiene hasta 6 años para cumplir con las renovaciones correspondientes. Vale mencionar que luego de ese tiempo será necesario que el inmueble supere la siguiente inspección.

Leves o sin deficiencias es el último resultado posible en una ITE. Este es el mejor de los resultados, quedando la propiedad como Apta para habitarse. Puede incluso que no se tenga que hacer ningún tipo de mejoras al edificio. Por lo tanto, la siguientes inspección técnica del inmueble podrá realizarse hasta pasados los 10 años.

Es importante mencionar que en caso de que no se realice la inspección y ocurra un accidente, la responsabilidad recaerá completamente en el propietario o propietarios. En tal sentido, se impondrán las sanciones correspondientes para cada caso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.